Inicio

Branding: desvelamos su significado y para qué sirve

Cualquier persona que tenga un negocio, debe tener una marca. Esto es una verdad categórica en el mundo de los negocios, sin embargo, no todo el mundo es consciente de que tiene una marca y de que tiene que cuidarla o potenciarla. Por ello, la idea de practicar branding a nivel corporativo cobra sentido en muchos casos, por lo que os explicamos qué es y para qué sirve.

Que es Branding?

Podemos definir branding como conjunto de acciones dirigidas a la creación de experiencias que consigan satisfacer las expectativas de marca. A groso modo, se podría decir que branding es el conjunto de acciones que utilizamos para diferenciar nuestra marca del resto, consiguiendo beneficios a nivel de marca.

Cuando hablamos de branding estamos haciendo referencia a la idea de diferenciación o distinción, ya que es el objetivo de esta práctica. Por tanto, si necesitáis diferenciaros de vuestra competencia, lo mejor es llevar a cabo una estrategia de marketing que esté basada en él.

Causa

La causa de la existencia del branding la encontramos en la necesidad de diferenciarse de la competencia, debido a la concurrencia de mercados en los que intervienen muchas empresas con productos muy similares, donde las diferencias entre éstos son mínimas. Si no podemos establecer una diferencia técnica, vendamos el producto o marca de otra manera.

Esta viene a ser la razón de ser del branding.

Modo

El modo en el que actúa el branding es cuestión importante, si queremos entender la noción con claridad. Este método de diferenciación se puede practicar de mil formas distintas, como ocurre con, casi, todas las acciones de marketing. Sin embargo, es difícil diferenciarse del resto de marcas comunicándonos de cualquier manera.

Hay diversos modos por el que podemos conseguir la diferenciación de una marca, algo de lo que ya hablaremos en otra ocasión, ya que estamos definiendo qué es el branding y para qué sirve.

Tiempo

Mejor dicho, “momento”. Puede ser muy difícil o, relativamente, fácil determinar el momento en el que debemos de llevar a cabo una práctica diferenciadora de marca. No podemos practicar branding en cualquier momento, de lo contrario no estaríamos elaborando un plan de acción eficiente. Necesitamos conocer nuestra empresa y en qué lugar está en un momento dado.

Si todos los estudios consideran que es buen momento para lanzarnos al ruedo, simplemente tenemos que contratar a los profesionales adecuados y llevar a cabo las acciones idóneas para conseguir el mayor impacto posible. El resto es, simplemente, esperar a que ocurran las cosas y se desarrollen los acontecimientos.

Lugar

El lugar para practicar branding es bastante indeterminado. Podemos practicarlo de forma digital, física, por televisión, radio; de mil maneras posibles. Sin meterme en comparaciones, siempre que elijáis una vía para ello tenéis que tener en cuenta el tipo de branding que vais a emplear porque puede no ser compatible con el canal de mensaje elegido.

Esta es una de las razones por la que incidimos tanto en contar con profesionales cualificados alrededor de vuestro negocio.

branding estamos haciendo

Para qué sirve

Como se ha dicho más arriba, el fin del branding es conseguir la diferenciación del resto de marcas existentes, normalmente, marcas rivales de la vuestra. Las consecuencias que revelan síntomas de que nuestra estrategia está teniendo el impacto deseado son:

  • Mayor valor añadido.
  • Mayor alcance = más visitas, ventas o clientes.
  • Mejor imagen de marca.
  • Más caché o prestigio.
  • Mayor conocimiento de la marca por parte de los clientes.

Entre otras consecuencias, obtendremos esos beneficios al practicar branding. Sin embargo, no es la solución a todos vuestros problemas, tened eso en cuenta.